martes, 24 de febrero de 2015

una tarde



¿Cuánto vale una tarde como ésta?
Indecisa. Incierta. Entre la noche de estío último
y la noche del otoño (que espero) con chasquidos
de leve  bosque.
Con nubes de frambuesa.
Aún hay dichas a conquistar bajo
la luz terrestre
que palidecen ante el amor exaltado
tan lánguidas como pasajeramente suelen
hacerlo  frente al adiós amante
 que
tras su delicia ultimada,
con un afán insistente
puebla el nuevo silencio. 

Sue_* 2015®
#SafeCreative