jueves, 30 de enero de 2014

desnudo


Ojos míos que tus ojos ensalman
Ojos tuyos en los que habitan
redes de pescadores
extravío de mar
un desertar, una deriva.
Ojos míos que fondean
en la suerte que esparciste
en ese resplandor de un juramento.
Ojos tuyos que estrangulan
con la cuerda de un ahorcado
los corazones que en los hombres
han morado.
Es que han de ser
ojos tuyos y ojos míos
oscuro puente conjurado
cuando se parte la noche
porque estoy desnudo
deshuesado
y más desnudo,
en este temor que trepa incierto
hasta la copa de mi alma.


Susana Inés Nicolini ©®
Sue_*

#SafeCreative

si, quisiera saber


Sí, quisiera saber,
ahora, en ésta nube
de silencios,
qué será de mi alma,
en su momento.
Si se entregará de a poquito,
sin que sufra, en tranquila
aquiescencia;
o dará un salto repentino
a la cima celeste,
o rodará, sin escalas posibles,
hacia el barro del infierno.
Sí, quisiera saber
con ojos de turista
si podrá elegir hospedaje,
el que mejor la albergue,
sin apuro,
con ángeles
acompañando la primicia.
Si podrá elegir entre
las variables de un menú
sagrado y consagrado,
y ante un coro, ceñido al
repertorio que ella quiera,
encontrar un final armonioso:
en si bemol mayor,
sin fugas,
sin arpegios absurdos,
con franca resonancia
en acople de voces sopranos y tenores
para el último acorde.

Para acceder a ese saber
pudiera, tal vez, repartir rosarios
en los pasillos con humo
de incienso
o madrugar beatamente,
mirándole los ojos a algún dios,
por un instante, fijamente.
Pero prefiero hacerlo,
escribiendo poemas como éste
que huele a rocío de mayo,
simplemente. 


©® Susana Inés Nicolini
#SafeCreative 

viernes, 24 de enero de 2014

esa tarde




Recuerdo esa tarde
cuando octubre murmuraba
jazmines en la ventana
y la cruz del sur
enhebraba los violetas
para hacerlos jacarandaes.
Recuerdo esa tarde
cuando todo era mío
y las palabras eran de octubre
y octubre duraba todo el año.
Cuando me dejaba vivir
en tus manos
y te nombraba el viento
y, octubre, al viento
lo hacía aire,
y luego suspiro.
Recuerdo esa tarde
y ese octubre azul
cuando sonreía en tu boca
mientras me abrazaba
a la nostalgia de tu almohada
de espaldas al mundo.


©® Susana Inés Nicolini
#SafeCreative


jueves, 23 de enero de 2014

Luis Alberto Spinetta

Luis Alberto Spinetta (23.1.1950 - 8.2.2012) se caracterizó por una obra musical íntimamente relacionada con la poesía. Con fuertes influencias del surrealismo, muchas de sus obras musicales y álbumes están inspirados en la obra de grandes poetas, como sucede con Rimbaud. En su libro de poemas "Guitarra Negra" (en su edición original, la que acuño con esmero) la portada es una foto fantasmagórica del rostro de Spinetta invertido sobre fondo negro. El libro, cuya dedicatoria reza: "A mis padres, y a mis hijos", fue organizado con una breve advertencia previa, seguida de siete partes no tituladas y una octava parte titulada "Escorias diferenciales del alma de la letra poética".
La "advertencia" dice:
"Como nadie tiene conciencia del "control" de los manuscritos, y aun de existir dicha conciencia, ésta no intervendría en mi obra, sino como referencia simbólica a la licitud de la temática, propongo que se olvide cada palabra a medida que ella se lea" ...
Así era "el flaco" y su genialidad.

Susana Inés Nicolini
#SafeCreative

martes, 21 de enero de 2014

solo de noche




Esta noche alguien me está matando

por perpetuar una silueta en las sombras
por arañar el manto de los sueños
por desgarrar los párpados ciegos
por dejar yermo el sepulcro y el huerto
por convertir las manos en un soplo
y en humo de incienso el abrazo
por ser sólo el acorde de un gemido profano
por no admitir el cielo destemplado
por no matar el tiempo del verdugo
por robar la luz del resto de algún aura
por maldecir el vino consagrado
y hacer lisonja las plegarias infecundas

por la grieta que hace esa voz en la madrugada

por ese poder inexorable de los resucitados

porque sólo es de noche

y nadie puede contra el goce del infierno.


©®  Susana Inés Nicolini - Sue_*
(Derechos Reservados)

miércoles, 15 de enero de 2014

Juan Gelman, el gran Juan...




Mi pequeño homenaje a
un gigante:

Tenia que morirse en horas de Luna llena, tenia que partir cuando su tierra estaba iluminada por uno de sus amores, tenia que hacerlo sin abstraerse, sin improvisar, sólo lanzarse sobre el ocaso, como el poema. Irse para quedarse anclado en la palabra y en la luz y ser eternidad... diciendo:
"...Escribo en el olvido, en cada fuego
de la noche cada rostro de ti..."

Luna:
Escribe porque
la vida lo escribe y cree
que escribe sobre
lo que ella no sabe: el otoño
maestro de la espera,
el dolor de haber sentido dolor,
el pájaro que vuela
en la hora presente para
convertirla en pasado.
Las imágenes componen el mundo
y el sol que dora la ciudad
parece harina caliente
haciendo pan en mi cuarto.
Ser uno es no tener nada.
Cae el ocaso sobre
la palabra que flota en lo visible
como una luna.
(Juan Gelman)



©® Susana Inés Nicolini 

jueves, 9 de enero de 2014

es la noche





Es la noche,
el aura del artista
se ha recluido
confinada en el sueño de lo errante.
Es la noche,
la hora de la inquietante espera,
del delirio en etéreas raíces,
en rumores de lamentos,
Es la noche
detenida
en el hombre que mira su copa vacía
justo cuando la sed comienza.
  

©® Susana Inés Nicolini


(Acuarela de Silvia Pelissero)

jueves, 2 de enero de 2014

niña


Levantar la perla de tu mano, 
sólo eso
sujetar tu largo pelo 
y suspirar, 
basta sólo eso, 
entonces
corazones de hombres tañen y arden;
y la espuma se enciende, cual cirio,
sobre la arena opaca
y van las estrellas remontando el rocío
para iluminar tus pies que pasan.


©® Susana Inés Nicolini