domingo, 14 de diciembre de 2014

ayer mismo



Mi aliento no está lejos del misterio,
acaso tenga tu luz, tus ojos, tus palabras
y ese fuego que tiene el vino de la noche
cuando puedo nombrarte ante mi Luna
buscando en Venus tu semblante .
Profeta íntimo que de pronto arrancas
la bóveda erizada, oculto cielo
donde ayer mismo
hicimos el amor.

(de Agua de Poesía)


(Foto Vadim Stein)