miércoles, 21 de mayo de 2014

relojes finales



El rocío desnuda su lengua,
y va calando la noche
rendida por agua blanca
Un laúd talla en el viento
historias de pan y luz.
El hombre pasa
y lo oye,
mientras camina
(sin saberlo)
por sus relojes finales
con zapatos de entrecasa.

La vida se dobla en palomas
que cortejan los cristales
con ruido de lodo blando,
mira con largos ojos
a sus mujeres de trigo
con sus lunas y sus hijos
sus mantones y sus faldas:
ellas evocan y cantan…
Y el ya no tiene miedo
ni traje con mancuernillas
ni bridas,
ni maldiciones
sólo ese soplo fino
que eriza las azucenas
viéndolo irse desnudo
con olor a manzanilla.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

(Pintura: Mariano Fortuny)