sábado, 27 de diciembre de 2014

el amor



Cayó en cascadas el amor
respirando baladas.
Ardió en un patio prohibido
rodeado de lajas taciturnas.
Voló las arenas de playas,
dónde brujos y notarios
construían palacios o celdas
con las mismas palmas pulidas.
Se exilió, por algún tiempo, en
infiernos con sellos de bautista.
Merodeó los ojos de ese rostro
iluminándolo con intermitencia,
y él también creyó que era Luz.
Se acunó en las pestañas anochecidas
de la mujer que lo soñaba.
Enhebró pupilas negras como pozos
para escribir cientos de poemas.
Bebió hasta saciarse, enloquecido,
en el vórtice de la última inocencia.
Con el soplo festivo de su risa
araño el tesoro de un corazón
y prometió eternidad.
Pero no bastó…
De todos modos el ángel gris
lo hizo añicos.
Y aulló  en el amanecer
              en el crepúsculo
              en la noche
atravesado por las espadas
de la costumbre adoquinada
Y comenzó a correr por la tierra
esquivando las piedras,
los lobos,
los mendigos,
el tedio,
la tristeza,
la obsesión
la muerte.
Acaso el amor sea sólo un pájaro
o un cántico incierto, acorralado, 
que ya no quiera explicarse
y haya decidido ser luna y ceniza
en la inmutable arena del silencio.

Sue_*    ®



(Foto: Vadim Stein)

sábado, 20 de diciembre de 2014

a un poeta



Y la noche forjó voces que trabajarían para el después y para el siempre.
Y la noche ahogó el silencio, un silencio de cielo, uno como el que sólo pudo existir en el instante que antecedió a la creación.
Y la noche preguntó ¿quién me enseñará el camino?
Tal vez los pozos profundos, tal vez los confines. Tal vez la mitad de una luna. 
Tal vez los jaguares del vino.
Y la tierra calló a los grillos para que no hubiera música alguna que interrumpiera a la pluma.
Y esto sucedió de extremo a extremo, por dónde caminaba la palabra forjando un prodigio.
El desierto lo supo, la rosa también, por eso se aparearon engendrando a un poeta.


(de Agua de Poesía) ®


domingo, 14 de diciembre de 2014

ayer mismo



Mi aliento no está lejos del misterio,
acaso tenga tu luz, tus ojos, tus palabras
y ese fuego que tiene el vino de la noche
cuando puedo nombrarte ante mi Luna
buscando en Venus tu semblante .
Profeta íntimo que de pronto arrancas
la bóveda erizada, oculto cielo
donde ayer mismo
hicimos el amor.

(de Agua de Poesía)


(Foto Vadim Stein)


viernes, 12 de diciembre de 2014

sólo hombre




Sin color y sin signo ando ¿acaso no me veo?
Hombre, sólo hombre.
Me dices que me centre en los misterios,
no los encuentro sin mi alma.
Mi mar se ahogó en mi mismo
cuando creí que era libre, sin límites.
Pero tú sobreviniste
y perdí mis pies, como la luna,
arrobándome.
No me preguntes sobre éste u otro
mundo, pues los dos se me
perdieron en tu cuerpo.

© Susana Inés Nicolini
Sue_*

(de Agua de Poesía) ®

#SafeCreative



Photo by Vadim Stein 

ebria


Estaba ebria la noche;
por tu rostro estaba ebria.
Tanta inquietud
Tantas palabras
Y las llamas de las velas
Y aquel baile de algodón
Y aquellas alas
Siete veces levanté la copa
ante aquel fuego. Siete veces
se derrumbó mi casa ante la fábula
Peregrino halcón sobre mí pecho
Agua y Luz sobre mi almohada.
Estaba ebria la noche;
estaba ebria de luna y de elocuencia.
Lamento en vuelo de algún ángel
que por añorar la Tierra
exánime de amor y de lujuria
olvidó que volvería el alba.


© Susana Inés Nicolini
Sue_*
(de Agua de Poesía) ®


(Photo by Vadim Stein)

martes, 9 de diciembre de 2014

todo esto





Este canto de pájaro. Estas alas en vuelo
Estos párpados que transitan el sueño en secreto
Este pecho que sigue oliendo a tus manos
Este firme deseo que a tu boca reclama
Este arrancarme los pies y las manos
de tanto bailar en el viento
por llegar a tu voz y traerme la lumbre
de tus ojos perpetuos.
Este ansiar ser la copa para todo tu vino
Este sin final ni principio ni origen
ha de ser tuyo, en éste mundo
o en cualquier otro, porque el amor
vive siempre, más allá de lo eterno.

(de Agua de Poesía)



lunes, 1 de diciembre de 2014

sin preguntas


No me preguntes cómo estoy. Sólo mírame
muerta de locura. Bajo el manto de imágenes,
éste cuerpo no es más que fantasía,
casi viento, casi agua, casi piel.
Una brisa es una brisa y todo el aire
al mismo tiempo si la respiras.
Como una lágrima es el mar íntegro
cuando es en lo único que piensas.
Y la piel: una ínfima partícula, que en la ebriedad
del amor es más que el Universo.
No me preguntes cómo estoy
sólo bésame.

Sue_*

(de Agua de Poesía)™


(Pintura: Harold Muñoz -  Hiperrealismo - Contemporáneo)

miércoles, 26 de noviembre de 2014

con las flores






Se me vuelan las venas por hacerse mar,
ruiseñor enajenado , parto de cenizas
mariposas que la tarde incendia
por querer amartelar el cielo
vestirme de rosas y volar con las flores.







Foto: Bryon Paul McCartney

martes, 25 de noviembre de 2014

ruiseñor


Desde que, como música, me abandoné al arpa de tu poesía
anhelando tu toque, bailando y arrastrando mi manto de derviche,
me volví más delgada que una cuerda.
Mil y mil vueltas dio la rueda antes de que empezara yo mi giro,
y a veces, como el lirio tras la flor, compuse y dediqué varios poemas.
Y sin embargo perdí mi corazón y mi tocado creyendo que la rosa
me había sido dedicada y no fue así. Por eso en compañía de la luna,
me fui del rosedal, igual que hace el ruiseñor a medianoche.

(Foto: Susana Inés Nicolini)

viernes, 21 de noviembre de 2014

necesito



Necesito un poema que me tome las manos
que se astille sonriendo en la voz que lo cante
que se lleve en sus labios la niebla verde de mis ojos,
y me calme de pronto el frío de huir
en ésta alucinada maleta de piel de pájaro.



©® Susana Inés Nicolini
Sue_*

#SafeCreative

Pintura: Josef Kote

lunes, 10 de noviembre de 2014

tú poeta



Tú poeta que cantas a la muerte.
Tú que describes la casa de mi vacío.
Tú que me hablas con deseos ebrios,
que conoces la palabra de cada madrugada.
Desde la orilla de mi ángel te busco
levantando mi cadáver,
en ésta nostalgia que ya se ha hecho
amiga de las flores
amiga de la lluvia
amiga de mi sangre,
y ahora vaga en el viento
cuidando de no hollar tu sonrisa:
única barca tripulada por el sol.


Imágen: "Dânae (c. 1621), de Orazio Gentileschi"

martes, 28 de octubre de 2014

una mitad


"Ese hule seco en tus arrugas, esas botas de piel gastada, esa boca ceñida a la curva del cigarrillo que no enciendes por no descuartizar más tus pulmones, esos bolsillos conteniendo sólo promesas, el delirio de un deseo que tu mismo amonestas porque a nadie le gusta llorar…
El vidrio de la ventana del bar que es la suma de tantos rostros, y esta puesta de sol que, ahora, apuesta a ser abismo. Siempre el margen, lo inacabado, las esferas del tiempo que no cesan de confesarnos manteniendo esa costumbre inhóspita de no atrevernos, de no tomar impulso, creyendo que ninguno sabrá qué decir.
Hijos de Dios, poetas de milagros que sólo conocen nuestras lágrimas. Bailarines a solas, eventualmente frente a algún espejo… y el imaginario y el miedo, y el fragmentado sentimiento de no saber y seguir balbuceando al respirar…
Y lo juzgado, para calmarnos por momentos, cuando nuestro espíritu tembloroso ya no puede crear ninguna excusa más, ni seguir en ese laberinto en el que nos escondemos.
Y eso que sobrevive para seguir ahí, ahí mismo, en el lugar de lo único que es totalmente nuestro, desesperadamente nuestro, pero que ni siquiera queremos nombrar.
Trampas creadas para volver a oler magnolias, o jazmines o azucenas y volvernos monigotes, a primeras horas de la tarde, para confesarnos en soledad… sin que los demás se enteren porque no alcanza el valor para decir lo cierto, porque la felicidad es esa: la aprendida, y algún día nos contentaremos, normalmente, como todos… sólo con ser una mitad.”

©®Susana Inés Nicolini
Sue_*


#SafeCreative 

 (Imagen Daniel Lumbini)

viernes, 24 de octubre de 2014

ya estoy desnuda


Se humedecen las dos palabras que no pronunciaré en ésta madrugada.
Sobre las veredas ciegas de almas, mueren las golondrinas
y los hombres sin caricias.
Mis pies, como helados campanarios, no han encontrado tu piel
y tiritan acurrucados.
Pobre instante que he suspirado muerta de ternura,
esperándote.
Ya estoy desnuda y nadie me ha regalado mariposas.
Ya estoy desnuda y en mis alas se posó la escarcha.



miércoles, 22 de octubre de 2014

un pájaro





Cayó en cascadas el amor
respirando poemas.
Ardió en un patio prohibido
rodeado de lajas taciturnas.
Voló las arenas de playas,
dónde brujos y notarios
construían palacios o celdas
con las mismas palmas pulidas.
Se exilió, por algún tiempo, en
Infiernos con sellos de bautista.
Merodeó los ojos de ese rostro
iluminándolo con intermitencia,
y él también creyó que era luz.
Se acunó en las pestañas anochecidas
de la joven que lo soñaba.
Enhebró pupilas negras como pozos
para rezar cientos de rosarios.
Bebió hasta saciarse, enloquecido,
en el vórtice de la última inocencia.
Con el soplo festivo de su risa
araño el tesoro de un corazón
y prometió eternidad.
Pero no bastó…
De todos modos el ángel gris
lo hizo añicos.
Y aulló en el amanecer
en el crepúsculo
en la noche
atravesado por las espadas
del hábito.
Y comenzó a correr por la tierra
esquivando las piedras,
los lobos,
los mendigos,
el tedio,
la tristeza,
la obsesión
y la muerte.
Acaso el amor sea un pájaro,
o en las lindes de la felicidad
se vuelva pájaro incierto,
acorralado,
que un día…
un buen día…
decide convertirse
en la inmutable arena del silencio
entre cigarrillos y cenizas.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

(Pintura Gian Lorenzo Bernini)

viernes, 17 de octubre de 2014

la mujer





La mujer abrió los ojos para llorar. Entonces vio a través de sus lágrimas. Y aprendió por el llanto que la memoria debe ser reinventada para perdurar. Y comenzó a tejer su canto, balsa de pluma azul, para no olvidar"


Sue_*

#SafeCreative 

(Fotografia: Max Sauco - Rusia) 

busco




"Busco el favor de la música
mientras el horizonte dispone una inmensidad.
Sigo el camino de la línea curva
porque el trazo circular 
es más propicio para el recuerdo" 

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*


(Fotografía: Water by Thorsten Jankowski)

jueves, 9 de octubre de 2014

la Tierra toda



Si yo pudiera morder la Tierra toda
tal vez me tragaría tanta belleza,
como fiera iría, como loba,
por las mañanas
las grises
las soleadas
sintiendo los crujidos del querer
y sentirle el sabor por un momento
a la primavera que me toque
por todas las noches que me den
para vivirlas
por todas las lluvias que me mojen
cubriendo con soles
los labios que me besen.
Pero no todo es días de sol
y cuando falta la lluvia,
se la pide, porque –en definitiva-
se la extraña,
como se extrañan las montañas
las planicies, las rocas
y las hierbas.
Entonces se nos hace el vivir
como quien vive
el cavilar como quien piensa
el sentir como quien mira
al darnos cuenta que es bello
el morir como la tarde
recordando el poniente
como lo recuerda el día,
y recordar lo bella que es
la noche que se queda
esperando la miel que la
luna vierte.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

(Pintura: Henry Yan)


miércoles, 8 de octubre de 2014

en la poesía



A la espera de alguna maravilla
me he quedado.
Las ideas se han vuelto de repente
pájaro sin vuelo,
playa sin pisadas
eco de algún eco,
puerta clausurada.
El abismo ha brotado
en mi mirada
como pálida anémona.
Del humilde saco de
mis musas
los párpados cerrados de los astros
han extinguido las lenguas
del sol
y el agua de esmeralda.
El campo ya no cimbra
augustos girasoles,
ni los surcos de la tierra dan frutillas.
Los labios besados en
otro tiempo
se han convertido en líquenes
amargos.
Naufragan las palabras
en el mar de mi silencio.
El aura del artista
se ha recluido
confinada en el sueño de lo errante.
Las lágrimas dulces,
como licor de llanto,
cancelaron sus fórmulas alquímicas.

Es la hora de la inquietante espera,
la inspiración destinada a mi pluma
se ha detenido en los valles
del delirio y en etéreas raíces,
en rumores de lamentos;
en el hombre que mira su copa vacía
justo cuando la sed comienza.

¿Dónde estás?
Pregunta mi muerte y mi piedad,
cuándo mi corcel, que no sabe de riendas,
sale a buscarte en el filo del día,
con la barca de la noche precipitándose;
porque debo encontrarte,
más allá de bastas regiones tenebrosas,
en el mínimo roble o el indeleble acero,
en la palabra negra, en la palabra blanca,
o en el hontanar sombrío…
Como sea, debo encontrarte,
como sea…
Acaso, tan sólo estés en el poema.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*


( Pintura: Pascal Chove.)

lunes, 22 de septiembre de 2014

vísperas

Son eternas las vísperas 
si una mujer te ama.
en adelante, siempre, buscarás su rostro
porque la has visto
en el mismo lugar donde todo es eterno.
Son tan bellos los miedos
que fugan si ella aparece,
que sientes que hasta la lluvia
te trae su cáliz, para bendecirte .
Esa mujer es obra de los vientos
de los días, del deseo
y ahora la conoces.
Te la anuncian las noches, los jazmines
las veredas mojadas
y ese haz de luna que ha sido tu poesía
tu tierra, tu bastión
la vieja piedra de tu catedral
y tu llanto solitario.
Pero han querido enseñarte,
apartando ese secreto río
cuando ella interrumpió el viaje
y convirtió tu soledad en su templo.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

Obra: "Lucrecia" (1804) de Damià Campeny (Escultor Catalán)

miércoles, 10 de septiembre de 2014

para caber





Empequeñece  el don de hoy
para caber en mi mano,
inescrutable cotidiano
como el milagro.
Lo eterno es éste instante
en que murmuro te amo,
y el tiempo y sus laureles
lo murmuran conmigo.

©® Susana Inés Nicolini


Pintura: Omar Ortiz (Guadalajara – México) - contemporáneo.
Serie Manos Femeninas al Óleo sobre lienzo - Realismo.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

piel de guijarro



La magia recorrió su memoria con un paisaje abierto, y anduvo el mundo de ida y vuelta diciendo sus versos sin monotonía. Para contar una historia caminó hacia el extremo sur de sus recuerdos y dijo:

Sobre la piel oscura, una túnica sencilla
que sobre esa piel danzaba
En ese mundo la lluvia se reunía
en algún lugar del cielo,
había viento en ese mundo
donde la pasión esperaba.
Sobre la piel oscura, la túnica hablaba
Sobre la piel oscura, el aire helaba.
Sobre la niña oscura
se tendió el puma dorado de los montes;
el sitio olió a almizcle, a hierba picante
y a arrayanes…
junto a junto, el fue raíz en ella
ella cambió sus trenzas
por una cabellera alada.
Cuerpo con cuerpo. Guijarro con guijarro
durmieron en la soledad del prado.
Ella tomó su mano y lo llamó amado,
el, que era un dios, dejó que
los tiempos lo olvidaran .

(piel de guijarro)

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative
Pintura: "Milagro de la Vendimia" - “Lee Bogle” Indigenistas - Contemporáneos.



a mi Sur




Los acróbatas nocturnos
han vuelto a los tejados.
Emociona éste crepúsculo azul
en transparencias
que con tijeras de luz
anda repartiendo el cielo.
Zaetas de aromas
aparecen y regresan
tajantes, disparadas.
Ha llegado septiembre a mi Sur
y, según dicen,
la distancia hasta el amor
se ha acortado.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

Pintura: "Ninfa de las mariposas" Casto Plasencia y Maestro (1846-1890).

lunes, 1 de septiembre de 2014

dos soles


Foto: ¿Acaso es ésta muerte un simple atajo de memoria,
una vasija con agua de menta
que llega para agasajarnos en el sueño?
Un dolor de luna. Una ausencia.
Ese pequeño puñal que llevas en tus besos,
esas mutuas lágrimas que transforman
en negros lagos el inmenso circulo de tu mirada.
¿Quien puede culparme por cantar 
con las alas mutiladas, como el último 
pájaro de la noche?, si mi pena ya no puede mitigarse,
como no puedo lavar la tierra de la sangre
que quiso sosegarla; si sé 
mi Dama, mi mito, mi magia, mi elegía, 
que dos soles después que tú te marches
yo tensaré el silencio para siempre,
y ni en el cuento, habrá garganta alguna
que me alabe.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative
Pintura: "La seducción de Merlín", pintura del prerrafaelista Edward Burne-Jones, 1874.


¿Acaso es ésta muerte un simple atajo de memoria,
una vasija con agua de menta
que llega para agasajarnos en el sueño?
Un dolor de luna. Una ausencia.
Ese pequeño puñal que llevas en tus besos,
esas mutuas lágrimas que transforman
en negros lagos el inmenso circulo de tu mirada.
¿Quien puede culparme por cantar
con las alas mutiladas, como el último
pájaro de la noche?, si mi pena ya no puede mitigarse,
como no puedo lavar la tierra de la sangre
que quiso sosegarla; si sé
mi Dama, mi mito, mi magia, mi elegía,
que dos soles después que tú te marches
yo tensaré el silencio para siempre,
y ni en el cuento, habrá garganta alguna
que me alabe.


©® Susana Inés Nicolini

Sue_*
#SafeCreative

Pintura: "La seducción de Merlín", pintura del prerrafaelista Edward Burne-Jones, 1874

viernes, 22 de agosto de 2014

oración




Se inicia el insomnio
Arde el rojo de las antiguas lunas
que regresan para prestarle
al lobo sus ojos.
Susurra una voz
que va y ya está de vuelta
Adentro de la luz, hechizo y guerrero
son un latido silencioso
que por la mañana partirá
solo
lastimado, agradecido,
muerto
porque los muertos también sueñan
con una muchacha
que descubre el insomnio
y que ya no reza. 


©® Susana Inés Nicolini
Sue_*

Fotografía - Jan Saudek


#SafeCreative 

y el agua




Y el agua forjó voces que trabajarían para el después y para el siempre.
Y el agua ahogó el silencio, un silencio de cielo, uno como el que sólo pudo existir en el instante que antecedió a la creación.
Y el agua preguntó ¿quién me enseñará el camino?
Tal vez, los pozos profundos, tal vez los confines. Tal vez la mitad de la noche. Tal vez los jaguares.
Cuando la sangre terminó de hablar se deshizo en el agua, y la tierra calló a los grillos para que no hubiera música alguna mientras durara la muerte.
Y esto sucedió de extremo a extremo, por dónde caminaba el noveno vientre trayendo un prodigio para el día siguiente.
El sol lo supo, los membrillos también, por eso comenzaron a pensarle un nombre. 


©® Susana Inés Nicolini.
Sue_*

#SafeCreative

llama sobre el hielo




Han volado la arena de las playas,
han pulido las piedras de tus alas,
tu voz se ha poblado de presagios,
y esa tristeza lila que se expande
cual anémica serpiente de la noche,
con tus ojos, jauría oscura,
se niega a las palabras.
Con la apariencia de una alucinación
un grito te bautizó
en el templo del silencio,
porque éste mundo no entiende
de piedades
y alguien ha puesto precio
(tres monedas)
al puño dulce de tus besos
y al altar de tus sábanas quebradas.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
(Fotografía: Vadim Stein) 

#SafeCreative

viernes, 15 de agosto de 2014

si



Si aun puedes ser vencido por un poema.
Si notas los ojos de mármol de un caballo
buscando a su escultor.
Si en la pintura de algún cuadro encuentras
de su autor, la última mirada;
y en las páginas de un libro contemplas
toda la vida, toda la muerte.
Si en la antorcha de una rosa
ves el resplandor de su ángel
Si en los gorriones puedes admirar
el último vuelo de la tarde…
Es probable, hombre, que ya te hayas salvado. 


©® Susana Inés Nicolini
Sue_*

(Fotografía: Vadim Stein)

#SafeCreative




domingo, 27 de julio de 2014

eres



Por sobre todo
eres las formas del amor
arrinconado
más allá de la rompiente azul
que encierra todas las melancolías.



©® Susana Inés Nicolini.
Sue_*

(Pintura: Vito Campanella [Italia/BuenosAires] - Surrealismo- Contemporáneo)

cuando amanezca lunes




Es imprescindible que la luz
y las sombras
descubran otro idioma
sin humo ni nostalgia,
que cuando amanezca lunes
sin asombro,
asista al prodigio de recobrar
mi alma
mientras, como siempre, mi cuerpo
esté en disidencia,
en ese ritual de días que se abalanzan
insolentes,
porque la cuerda es única
y sobre ella tambaleo.

Es imprescindible que algunas
palabras, más allá del desconcierto,
descubran otros ojos
y su camino de un solo viento.

Es imprescindible volver a respirar
con todas las mismas dudas,
con toda la piel inquisidora,
para que alguien
me conserve intacta
en su paladar.
                 Es imprescindible…


©® Susana Inés Nicolini.
Sue_*

(Fotografía Dani Ferh - Suizo, contemporáneo)

martes, 15 de julio de 2014

Aquí nosotros...



Aquí nosotros, los Primeros Poetas, escribimos para nadie.
Decimos que una vez la magia fue noche y día,
mitad por mitad.
Escribimos en profecías, por eso escribimos para nadie.
Lloraríamos si nuestro llanto pudiera hacer
que la serpiente
mantenga juntas su cola y su cabeza.
Pero aunque lloremos nosotros, los Primeros Poetas, la serpiente
se ha hendido al medio.
Ya no quedan bálsamos que ardan. Estamos solos en un palacio
que no es nuestro.
Conspiración del hombre. Lamento de los soles y las esperas.
Ya no quedan cortinas de seda, solo espectros de pájaros
y árboles sin alas en medio del invierno,
y una multitud de noches espesas que se alimentan con pesadillas. 


©®  Susana Inés Nicolini
Sue_*
(Imagen de Will OMailley)

lunes, 23 de junio de 2014

a las rosas

La route de Louveciennes.



Esta tarde, otra vez, cada pétalo agitó su pañuelo.
Por los tejados ya humea el invierno.
Una carne inflamada de ropajes despide
al tallo verde, y a la rama caramelo.
Guardaremos la sustancia de las flores: una piel
mezclada entre los dedos, como modelada
toda ella de satén. Vestido y muslo, seno y blusón
recogerán sus istmos, sobornados por el fuego,
para hacer el amor
detrás de los escudos nevados.
Una vez más, con el mismo impulso
el viento, incesantemente de viaje,
jugueteará con las arañas de cristal
y acaso –por momentos- hasta olvide
que no hay forma de vencer a las rosas.


©® Susana Inés Nicolini


Sue_*

Pintura: La route de Louveciennes. Camille Pissarro 1872. Museo de Orsay. París.

miércoles, 18 de junio de 2014

natura



Oscurece rápido en el círculo austral.
Negrura que el viento arrastra soberbio
sin matices, sin tiempo.
Espanto de luciérnagas
que caen concéntricas;
bajo un cielo entoldado
como guerreros hipan algunos destellos.
Atardece llovizna, cae el recuerdo.
Se hunde la tarde en el vientre de la noche,
como si quisiera resguardarse
del empedrado trágico.
Se cierra la luz, se arrastra el silencio
en una cadencia que intenta
maravillar al mundo.
Entonces suena el galope
restallan látigos
abandonando heridas en cualquier camino.
La ciudad llueve y llueve a cántaros
sobre los charcos desaforados
sobre esos ríos muertos
que las alcantarillas beben.
Y llueve… y gotas….y afuera…

Llueve con lágrimas sobre la ventana,
mas resbala una voz que canta en verso.
Se asoma un cristal que besa
que danza un pleno cielo,
que mece, mece y susurra tibieza
Desmesura de amor
naciendo en alimento.
©® Susana Inés Nicolini
§ue_*
#SafeCreative

(Pintura: Madre e hijo - Mary Cassatt)

lunes, 9 de junio de 2014

el abismo



El abismo ha brotado en la mirada.
Los astros extinguieron
sus párpados azules.
El amor se ha vuelvo, de repente,
pájaro sin vuelo
playa  sin huellas
anhelo inmóvil
besos clausurados.
Las aguas de esmeralda
de la víspera
son, hoy, ciénaga y silencio.
La tarde ya no sabe de
cabalgatas hacia el poniente,
y la noche es una lengua
oscura naufragando
en la Estigia.
No ha querido Caronte,
ni siquiera, cruzar su barca
hacia ésta orilla,
porque hemos salido tan rápido
que olvidamos las monedas.
Hoy han volado los cuervos
sobre el mar encrespado.
Inédito suceso que marca
la novedad y la mentira.
Puedo decir que nos queda
el licor del llanto
sobre la blancura de los Salmos.
El lobo ha pronunciado
su último aullido, como puñal
quebrado al alba.
Y
estamos temblando
hechizados de adiós
y de tristeza…
boqueando, fuera del río
del encanto, sin los labios,
sin las manos,
sin liturgias entre sábanas
ni gusto a labios frutados.

Ya, ni tu boca
ni la mía
saben volver del destierro.


©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative




miércoles, 4 de junio de 2014

es la noche


Es la noche,
el aura del artista
se ha recluido
confinada en el sueño de lo errante.
Es la noche,
la hora de la inquietante espera,
del delirio en etéreas raíces,
en rumores de lamentos,
Es la noche
detenida
en el hombre que mira su copa vacía
justo cuando la sed comienza.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*

#SafeCreative


de mi página "Mis Gitanos Verdes"

miércoles, 21 de mayo de 2014

relojes finales



El rocío desnuda su lengua,
y va calando la noche
rendida por agua blanca
Un laúd talla en el viento
historias de pan y luz.
El hombre pasa
y lo oye,
mientras camina
(sin saberlo)
por sus relojes finales
con zapatos de entrecasa.

La vida se dobla en palomas
que cortejan los cristales
con ruido de lodo blando,
mira con largos ojos
a sus mujeres de trigo
con sus lunas y sus hijos
sus mantones y sus faldas:
ellas evocan y cantan…
Y el ya no tiene miedo
ni traje con mancuernillas
ni bridas,
ni maldiciones
sólo ese soplo fino
que eriza las azucenas
viéndolo irse desnudo
con olor a manzanilla.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative

(Pintura: Mariano Fortuny)

escribo




Escribo en el olvido
jade y albahaca
y olivo. Verde en mis ojos
verdes y éste otoño que
ya cae.

Sue_*

la Tierra toda





Si yo pudiera morder la Tierra toda
tal vez me tragaría tanta belleza,
como fiera iría, como loco,
por las mañanas
las grises
las soleadas
sintiendo los crujidos del querer
y sentirle el sabor,
por un momento, a la primavera
que me toque
por todas las noches que me den
para vivirlas
por todas las lluvias que me mojen
cubriendo con soles
los labios que me besen.
Pero no todo es días de sol
y cuando falta la lluvia,
se la pide, porque –en definitiva-
se la extraña,
como se extrañan las montañas
las planicies, las rocas
y las hierbas.
Entonces se nos hace el vivir
como quien vive
el cavilar como quien piensa
el sentir como quien mira
al darnos cuenta que es bello
el morir como la tarde
recordando el poniente
como lo recuerda el día,
y recordar lo bella que es
la noche que se queda
esperando la miel que la
luna vierte.

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*

#SafeCreative

(Imagen Arte figurativo. Trabajo realizado sobre óleo de Henry Yan)



jueves, 8 de mayo de 2014

"Lola"



Acude la vela de mis genes
el mascarón de proa y un tajamar,
cuando surcas mis latidos,
y te aprendo una vez más
caracola , abrazo, amor,
¡abuela!
inextinguible en la memoria
de las células,
en mi yugular de lamento
y de consuelo;
y es el vino evocación
cuando un rasguido tensa mi espalda
en abanico,
y la danza de tus yemas
se vuelve copla y castañuelas
Entonces tu pintura es flor, otra vez,
en los jardines del recuerdo
y el puro azul malagueño
retorna con su aroma de nardos
albahaca , naranjos y tomillo
y el amarillo afelpa suavemente
los estigmas del azafrán,
en las verbenas que
otra vez bendice la luna .

©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
‪#‎SafeCreative
(A mi abuela: María de los Dolores Navas Cuesta/ Nov.2009)

miércoles, 7 de mayo de 2014

¡A lo Lorca! "El poeta pide a su amor que le escriba", cantado por Miguel Poveda.









Amor de mis entrañas, viva muerte
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mi quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte.
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas
tigre y paloma sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena pues de palabras mi locura,
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura.

Maravilloso soneto de: Federico García Lorca.

(picar aquí) De mi canal en Youtube , serie "Mis Gitanos Verdes" ¡Miguel Poveda!

jueves, 20 de febrero de 2014

negra pena, blanca muerte...





Negra pena, blanca muerte
todos los rostros son uno
comidos por la niebla
mujer, hombre, hermanos
que alguna vez
fueron besados por la vida
en esos hábitos torrenciales
del abrazo
del entendido
o de los errores
para perdonarse y comenzar
todo nuevamente
y convertir en bellas
las catástrofes cotidianas
clavando los ojos
en el corazón de las ciudades
de los pueblos,
en sus voces, en sus nombres,
a veces en plegarias
otras en himnos.
Quiero huirme de éstos
modos malditos
de dejar todo en escombros,
como si fuera indispensable
hachar el tiempo
violar al cielo,
empuñar un arma y matar.
Luciferina obstinación
resucitante cada tiempo
que parece una emergencia
de la humanidad imbécil.
Quiero huirme de esto
y para ello sólo sé blandir
el único puñal que conozco
al que llaman Poesía.

©® Susana Inés Nicolini
#SafeCreative

Sue_* 


(Fotografía Ira Bordo)

miércoles, 19 de febrero de 2014

dicen



Versión propia sobre imagen de Amy Judd


Dicen que la luna se interna en la
umbrosa inmensidad
noche a noche, como una madre
para proteger a sus hijos.
Seres desprevenidos que hunden
sus cuerpos entre espasmos,
mientras el crepúsculo disuelve
su corazón de sangre.
Dicen que ellos beben de su
pecho abierto por puñales
con idéntica esperanza, uno a uno.
Dicen que el solsticio invernal
le teme a la muerte, como ellos
le temen a la intemperie, cuando
su madre reina,
y que los dioses precipitan su
rostro mineral sobre las sombras
para impedir que se enamoren,
tratando de ponerles delante
la bendición del agua mansa,
mientras los cuerpos impalpables
de pájaros sueltos
revolotean en las bocas
de los humanos, presagiando,
de todos modos, el amor.
Áureo quijote que probablemente
muera, intentando olvidar
los fantasmas de las baladas de otoño.
Alegre timonel entre naufragios,
que persigue el sabor de una sonrisa
que ha soñado,
una tarde de fina lluvia,
entre orquídeas y amapolas.
Dicen que la luna siempre triunfa,
y que como toda herencia,
el enamorado recibirá, cuando
la lucidez lo ciegue,
miles de aves de fuego,
desgranando incertidumbres
y penas
de poema en poema.

Dicen…

©® Susana Inés Nicolini
#SafeCreative 

jueves, 13 de febrero de 2014

conmigo



Empequeñece el don de hoy
para caber en mi mano,
inescrutable cotidiano
como el milagro.
Lo eterno es éste instante
en que murmuro "te amo",
y el tiempo y sus laureles
lo murmuran conmigo.


©® Susana Inés Nicolini

miércoles, 12 de febrero de 2014

aqui


"Desnúdame la vida, reinténtamela:
lo que he vivido lo muero todavía,
no consideres principio ni final
porque todo está aquí
en la fuga"...

©® Susana Inés Nicolini
#SafeCreative

lunes, 10 de febrero de 2014

antes


(Grafismo sobre pintura de Carlos Queiroz - Sue_*)
"Antes de que la cuerda de plata se corte, la jarra de oro se quiebre, la vasija se rompa en la fuente y que la rueda se parta en la cisterna.
Antes que el polvo vuelva a la Tierra, como había estado, y que el espíritu vuelva a Dios que lo dio. Antes que el Mito se descifre y el álgebra se convierta en materia, y la memoria en locura, y la locura hable por nosotros con ojos de vacío. Antes que la simiente regrese a la desobediencia, y la imperfección sea suficiente.
Antes de que la Humanidad infausta tenga un hijo con la muerte.
Antes de todo eso…
Habrá un instante, uno solo, en el cual mi boca se pose en la tuya para crear el nuevo mundo"...

esta calle


Con tantos balcones como nidos solos,
y esos pasos que son tan esperados
incógnita de estricta nostalgia
que ellos reviven encarnizadamente.
Allá pájaros. Allá hojas secas.
Un pasado de súbitas rosas
que pasa por mi calle recién anochecida.
Allá nombres desolados.
Aquí un cielo espía que va creciendo
en mi ventana.
Nostalgia estricta de paisaje
de césped mojado
que envenena el cielo de verde,
mientras los gatos se acomodan
a maullar modestos escándalos.
Si me dieran a elegir
me llevaría ésta calle, que es mía,
al otoño, para siempre.