domingo, 10 de abril de 2016

en ésta noche



En ésta noche soy un lirio, una violeta,
una selva, una ola . Un alma denuda
que vaga inquieta. Que de a ratos suelta mariposas.
Y que en suspiros, como el viento,
vaga, corre, gira, delira
al sentir en las manos la delicia
de tu piel: dios concitado a libar mi cuerpo
sin fijar distancias. A palpar los pétalos
que bajan ciegos , como si el corazón
se partiera clamando por las rosas
en ese latir de mar dulce
que ruge deseo y hay una sangre cálida
que golpea las sienes convirtiendo
en pradera el altar de las sábanas.

©Sue_* ®
©Texto y foto Susana Inés Nicolini©








sin preguntas



No me preguntes cómo estoy. Sólo mírame
muerta de locura. Bajo el manto de imágenes,
éste cuerpo no es más que fantasía,
casi viento, casi agua, casi piel.
Una brisa es una brisa y todo el aire
al mismo tiempo si la respiras.
Como una lágrima es el mar íntegro
cuando es en lo único que piensas.
Y la piel: una ínfima partícula, que en la ebriedad
del amor es más que el Universo.
No me preguntes cómo estoy
sólo bésame.

Sue_*

(de Agua de Poesía)™


(Pintura: Harold Muñoz -  Hiperrealismo - Contemporáneo)




lunes, 25 de enero de 2016

Yo podría

Yo podría asegurar que estoy de primavera
Podría decir que se me cae la vida dentro de las flores con cada mariposa
o con las lluvias olorosas que sobre el mar dejan su sangre violeta
Derramar todas las lágrimas que me oxidan con la tórrida alegría de ese vino
Pero hoy es domingo, y aunque la tarde se pone fría, el domingo nadie llora.
Hay que rezar la brisa, sonreírle a los espejos y aprenderse la noche de azul lento.
Sin embargo mi desvelo es largo
Se parece al viento pidiendo algún pájaro que sobre
Pidiendo que aparezca la niña de luz (sonámbula oficial del firmamento) y me done su adiós radiante
para que las naranjas palidezcan en mis manos.
Entonces amanecer en mi color desnudo
salvada, sencillamente, por el hombre que lleve un poco de mi frío
y ningún adiós sujeto a su vacío.
Sue_*

Copyright Susana Inés Nicolini (2015®)
de "Agua de Poesía" ©®
(Foto propia: Playa de Nerja. España) 

domingo, 9 de agosto de 2015

Un poema de Susana Inés Nicolini



Idea y realización de "Carivano Arte", productora de Carlos Ontiveros, a quien le agradezco enormemente su inmensa generosidad que se une a su trayectoria y enorme profesionalismo. 
Sue_*

jueves, 30 de julio de 2015

yo podría







Yo podría asegurar que estoy de primavera
Podría decir que se me cae la vida dentro de las flores con cada mariposa
o con las lluvias olorosas que sobre el mar dejan su sangre violeta
Derramar todas las lágrimas que me oxidan con la tórrida alegría de ese vino
Pero hoy es domingo, y aunque la tarde se pone fría, el domingo nadie llora.
Hay que rezar la brisa, sonreírle a los espejos y aprenderse la noche de azul lento.
Sin embargo mi desvelo es largo
Se parece al viento pidiendo algún pájaro que sobre
Pidiendo que aparezca la niña de luz (sonámbula oficial del firmamento) y me done su adiós radiante
para que las naranjas palidezcan en mis manos.
Entonces amanecer en mi color desnudo
salvada, sencillamente, por el hombre que lleve un poco de mi frío
y ningún adiós sujeto a su vacío.
Sue_*

Copyright Susana Inés Nicolini (2015)

jueves, 23 de julio de 2015

soy la poesía




No digo adiós.
Ustedes se irán.
Yo permaneceré, reinventando los tiempos.
No digo adiós, aquí me quedo para contarlo todo.
Dicen adiós los ojos, las mariposas, los amantes...
Yo no lo digo.
Debo permanecer y recordar al hombre, a la noche, al lobo.
Yo no me olvidaré de ninguno de ustedes, 
son parte de mi rueda, mis palabras, 
mis vidas y mis muertes.
Adiós dirán. Y yo no diré nada.
Si todos se alejan, aún así, se quedaran mis nombres impresos en las rocas.
Aquí estaré. No digo adiós.
Si pasan junto a mí y me preguntan
les contaré acerca de lo que fueron.
Si me ven sentada, componiendo mis versos, acérquense y pregunten.
Yo voy a responderles.
Pero luego no les diré adiós,
porque, quieran o no, se quedaran conmigo.
¡Soy la poesía!

#SafeCreative


Imagen: “La poesía” de Alphonse Mucha

lunes, 29 de junio de 2015

el invierno

Esta tarde, otra vez, cada pétalo agitó su pañuelo.
Por los tejados ya humea el invierno.
Una carne inflamada de ropajes despide
al tallo verde, y a la rama caramelo.
Guardaremos la sustancia de las flores: una piel
mezclada entre los dedos, como modelada
toda ella de satén. Vestido y muslo, seno y blusón
recogerán sus istmos, sobornados por el fuego,
para hacer el amor
detrás de los escudos nevados.
Una vez más, con el mismo impulso
el viento, incesantemente de viaje,
jugueteará con las arañas de cristal
y acaso –por momentos- hasta olvide
que no hay forma de vencer a las rosas.

Sue_*©
©Texto y foto: Susana Inés Nicolini®